Hugo de Dios

Hugo de Dios

Hugo de Dios, Director de Fundación Estadio Vital Fundazioa

 

“No olvidamos que la clave del éxito del Estadio es su carácter social”

Hugo de Dios (Bilbao, 1972) es, desde el pasado mes julio, director de Fundación Estadio Vital Fundazioa. Fue campeón de España de piragüismo y cuenta con 23 años de experiencia en la dirección de instalaciones deportivas.

Entre sus responsabilidades estarán la administración, relación tanto con abonadas y abonados como trabajadoras y trabajadores o el impulso de las nuevas instalaciones. Sin olvidar que “la clave del éxito del Estadio es su carácter social”.
 

Hugo de Dios (Bilbao, 1972) es, desde el pasado mes julio, director de Fundación Estadio Vital Fundazioa. Un currículo personal y profesional vinculado al mundo del deporte destacó entre el casi centenar de candidatos estudiados por Fundación Vital para ocupar el cargo. Fue campeón de España de piragüismo y cuenta con 23 años de experiencia en la dirección de instalaciones deportivas, ya sean orientadas al ocio familiar, como el club La Marisma, con más de 10.000 metros de oferta de actividades, o la cadena de centros deportivos Metropolitan, donde era el responsable de 15 gimnasios en la zona norte y encargado tanto del área comercial para toda España como de los nuevos proyectos.

Años que han dado forma a su perfil más que adecuado para afrontar la ambiciosa transformación integral que se está llevando a cabo en el Estadio. Entre sus responsabilidades estarán la administración, relación tanto con abonadas y abonados como trabajadoras y trabajadores o el impulso de las nuevas instalaciones

 

¿Cómo ha llegado de Cantabria al Estadio?

  • Cuando vi en prensa la vacante para el puesto pensé que llegaba en el momento perfecto para mí. Había oído hablar del Estadio, lo vine a visitar y me pareció un proyecto súper interesante, inmerso en un proceso similar al que yo me he dedicado estos años: liderar cambios en centros, ya fueran reformas integrales o en aquellos que subrogábamos la transición, supervisión, liderazgo de personal… Es una tarea dura pero a la vez ilusionante que, además de las obras propiamente dichas incluye la nueva oferta de actividad deportiva y sobre todo unas enormes perspectivas de futuro.

 

Ha llegado en un momento de total transformación ¿Cuál fue su primera impresión?

  • Sabía que venía a una instalación grande, con muchos metros de superficie y una larga trayectoria de más de 60 años. Al entrar por la puerta me sorprendió gratamente el buen estado de mantenimiento de las instalaciones exteriores; dignas de un club de campo pero con la ventaja de estar prácticamente en el centro de la ciudad. Se puede venir andando o en bicicleta desde cualquier punto, y esto no existe en muchos sitios. Instalaciones con este verde, con piscinas exteriores, con tantos metros cuadrados de exterior, suelen estar muy a las afueras. Es espectacular.  Ahora está en proceso de renovar esa parte que lo necesitaba más, con instalaciones nuevas, con servicios que no existían y eso lo va a convertir en un centro como hay pocos en Europa. Lo reúne todo, además de un proyecto de oferta totalmente actualizado y con un enorme recorrido.

 

¿Qué va a suponer la reforma?

  • Tenemos claro para qué se hace esta reforma: es una mejora dedicada a las abonadas y abonados que ya tenemos. Es un volumen óptimo. En una entidad privada, cuando haces una reforma de este calado es para aumentar el número; nosotros lo hacemos para darles un mejor servicio y las mejores instalaciones sin olvidarnos de la clave del éxito del Estadio: su carácter social.

Siendo un club familiar y con un arraigado sentimiento social, los espacios de socialización se han quedado un poco reducidos. Creo que eso tiene que volver. En el nuevo edificio de actividades habrá una zona de espera y de descanso. Pero no es solo esto, en cada nuevo edificio tiene que haber espacios donde puedas estar relacionándote con el resto de abonadas y abonados. Y además de espacios tenemos que crear eventos donde la socialización sea fundamental: salones sociales, darle una vuelta a la zona de hostelería, que tiene muchos metros, y que puedas venir no solo cuando tengas entrenamientos sino a estar, quedar y tomar algo, comer…

 

¿Cuál es su próximo objetivo?

  • No he venido solo para controlar las obras. Queremos darle una vuelta a la gestión, sobre todo en la atención a las abonadas y abonados. Estos meses me he dedicado a analizar todas las necesidades que hay, a escuchar a abonadas y abonados, a trabajadoras y trabajadores para ver las áreas de mejora. Aquí se da un servicio muy bueno y las encuestas de satisfacción que hemos hecho dan una calificación muy alta, por encima de la media del sector, pero siempre hay cositas que se pueden mejorar, trabajar con el personal para mejorar la motivación, la cohesión…