Tenis y pádel, deportes para socializar

El pádel y el tenis son dos de las disciplinas más practicada en el mundo pero numerosos estudios las consideran, además, las mejores para fomentar la amistad y mejorar las habilidades sociales e interpersonales. No sólo tienen beneficios físicos y mentales sino que también permiten establecer vínculos con otras personas.

Los llamados deportes de raqueta son una manera divertida y saludable de mantenerse activa/o y sus beneficios son numerosos en cualquier edad. Ambos requieren movimientos rápidos y precisos, lo que ayuda a fortalecer los músculos de todo el cuerpo y se puede quemar una cantidad significativa de calorías; la concentración es clave, ya que d se debe estar pendiente de la pelota y las estrategias de tu oponente. Ambos precisan, también, paciencia y perseverancia. Todo ello, aprender a lidiar con la derrota y mejorar con el tiempo son lecciones que se pueden aplicar en la vida diaria.

Y, sin duda, como cualquier otra actividad física, su práctica libera endorfinas, lo que reduce el estrés y aumenta la sensación de bienestar. Jugar es una excelente forma de desconectar y relajarse. 

Quienes comienzan a jugar al tenis o al pádel a una edad temprana mejoran la coordinación, la agilidad y la resistencia. Además, al hacerlo en parejas o en grupos, les ayuda a desarrollar habilidades sociales y a establecer amistades duraderas. En la adolescencia añade una manera divertida de hacer ejercicio, que ayuda a mantener un estilo de vida activo y prevenir problemas de salud relacionados con la inactividad. Además, enfrentarse a desafíos en la pista fomenta la toma de decisiones rápida y estratégica, contribuyendo al desarrollo mental.

En personas adultas ayuda a mantenerse en forma y reducir el estrés. Estos deportes ofrecen un ejercicio cardiovascular efectivo que ayuda a mantener un peso saludable y a mejorar la resistencia. Incluso en la tercera edad, son perfectos para mantener la movilidad, la flexibilidad y la salud cardiovascular.

En cuanto a las mencionadas habilidades sociales, el tenis y el pádel, debido a que los primeros estadios de su curva de aprendizaje son accesibles a todos los públicos, sin importar sus aptitudes ni su condición física, dan una oportunidad para crear vínculos entre madres, padres, hijas e hijos. No solo evitan caer en el aislamiento social, cada vez más común por el abuso de las pantallas, desarrollan una mayor autoestima y están considerados un buen deporte para niñas y niños inseguros.

A todo este se le puede sumar que pocas disciplinas conceden mayor importancia al respeto que el tenis. Desde sus inicios se consideró un deporte de damas y caballeros y el ‘fair play’ es un término indisoluble a su esencia. Ejemplos claros son Rafa Nadal, Roger Federer, Björn Borg o Steffi Graf. La rotura de raquetas y otras muestras de anti deportividad son escasas y están muy mal vistas.

La opinión del entrenador: Iván Rodrigo

“Tenemos pasión por hacer que las y los jugadores crezcan, no sólo a nivel técnico y táctico sino, sobre todo, como personas. Creamos un entorno no competitivo, donde puedan darse todo el espacio para desarrollar sus habilidades. A la larga, con esta filosofía se termina compitiendo con un nivel de excelencia más alto”.

 

Tenis vs pádel

Pese a lo que pueda parecer, el tenis y el pádel poseen diferencias importantes en aspectos elementales como la forma de la raqueta, las dimensiones de la pista, el número de jugadores y el servicio, entre otros. Sin embargo, como cualquier deporte, ambos proporcionan beneficios al cuerpo y a la mente de manera integral. Antes de decir cuál practicar es importante conocer tus expectativas, condición y capacidades físicas.

En el Estadio contamos con cuatro pistas de pádel: dos cubiertas y dos cubiertas-descubiertas de dimensiones reglamentarias, superficie de hierba e iluminación artificiales; y tres de tenis, dos de ellas cubiertas, también de dimensiones reglamentarias, una de superficie de tennis-quick o sintética e iluminación artificial y la nueva pista de resina supersoft e iluminación LED.

Tras la última granizada, se ha sustituido la cubierta anterior, de policarbonato compacto y chapa simple, por una de policarbonato celular de 30mm de espesor, que ha mejorado el aislamiento térmico y evita las condensaciones en el interior de la pista. Además, con este cambio, se ha aumentado, también, la entrada de luz al mismo tiempo que protege de los rayos UV, mejorando la experiencia de juego.

Este nuevo material tiene una mayor resistencia al impacto lo que garantiza la protección contra las inclemencias del tiempo y una nueva granizada.